miércoles, 4 de diciembre de 2013

Indicadores para el diseño de actividades de construcción colaborativa del conocimiento

Hace dos años que leí la tesis y aún no había tenido tiempo de realizar un post al respecto. Mi obsesión siempre fue llevar a cabo una investigación útil para los profesores,  que son quienes, realmente, llevan a la práctica lo que presentamos tan fácil y tan bonito en la teoría. 

Con este fin, desarrollé una serie de indicadores para el diseño de actividades de construcción colaborativa del conocimiento. Este sería el proceso que propongo:



Etapa 1. Diseño de la tarea y preparación individual
Esta etapa se centra en el aprendizaje individual. Los estudiantes trabajan individualmente creando y utilizando sus propias teorías buscando información para fortalecer sus ideas.  Algunas de las preguntas que pueden ser respondidas, de forma individual, en esta etapa son: ¿Cuál es el objetivo de la tarea? ¿Qué problema hay que resolver? ¿Qué producto hay que realizar? ¿Qué debo saber sobre el problema? ¿Qué necesito saber para ser capaz de resolver el problema o realizar el producto? ¿Cuál es mi opinión al respecto?
El profesor debe diseñar las tareas asegurando que son comprensibles y adecuadas (es decir, no son demasiado complejas o demasiado largas).  El profesor tiene el control total sobre la tarea; ayuda a los estudiantes a crear el contexto para abordar la tarea; motiva la participación de los estudiantes, el análisis y la reflexión en la contextualización del problema / tarea; ofrece herramientas (es decir,  habilidades críticas) para buscar nueva información y  para seleccionar la información más adecuada; y apoya y  promueve que los estudiantes mejoren su conocimiento individual y sus teorías (haciendo preguntas, aportando referencias, etc.).
Etapa 2. Organización de la tarea y negociación grupal
Durante esta etapa, los estudiantes comparten sus conocimientos y  teorías y negocian las formas de trabajar juntos, así como deciden el enfoque grupal sobre el problema, es decir, organizan la tarea. Las tareas deben comprender diferentes puntos de vista y promover la discusión. Los estudiantes crean los grupos y deciden los roles internos; gestionan los procedimientos de trabajo mediante el establecimiento del calendario; planifican las fases y organizan el tiempo; e intercambian información y discuten las ideas para construir una comprensión compartida en colaboración. Proponemos discutir los criterios y el significado de los conceptos antes de realizar la tarea con el fin de clarificar las normas y compartir el significado de cada concepto. Esta comprensión compartida permitirá al grupo trabajar en base a un objetivo común.
El profesor media entre los estudiantes para mejorar el proceso de negociación y para facilitar la creación de una perspectiva de grupo. El papel del profesor es promover la participación y la negociación. Estimula a los estudiantes a definir y determinar los conceptos clave de su tarea y a compartirlos, en otras palabras, a crear una comprensión compartida. Apoya el proceso para pasar desde una perspectiva individual a una perspectiva colaborativa.
Etapa 3. Realización de la tarea y construcción colaborativa del conocimiento
En esta etapa, los alumnos deciden cómo realizar la tarea. Se convierten en responsables como grupo sobre la tarea. Esta ha de ser suficientemente flexible para permitir diferentes puntos de vista y soluciones, y lo suficientemente compleja para requerir la colaboración. La tarea debe estimular o exigir la interdependencia.
Los estudiantes discuten y construyen el conocimiento como un grupo, involucrándose en un proceso de investigación progresiva, construyendo y reconstruyendo el producto de aprendizaje. El profesor ha de facilitar la interacción entre los estudiantes, estimular la responsabilidad del grupo sobre el producto de aprendizaje y el proceso de aprendizaje, ayudar a los estudiantes a construir un producto del conocimiento mediante la colaboración y tener poca responsabilidad sobre la tarea.
Etapa 4. Evaluación crítica
En esta fase, el control se distribuye entre el profesor y los estudiantes. El aprendizaje comprende no sólo el proceso de realización de la tarea, sino también la evaluación crítica del proceso y del producto. Es esencial generar una visión de grupo-clase y realizar una evaluación de los productos de los pequeños grupos, así como de los procesos de aprendizaje. A través de la evaluación de procesos y productos, y la detección de los puntos fuertes y débiles, los grupos inician un nuevo proceso de investigación, discusión y construcción del conocimiento.
El profesor ayuda a los grupos a identificar las lagunas en sus conocimientos y las limitaciones de sus explicaciones (mediante la promoción de la participación y la reflexión), promueve la autoevaluación del proceso y del producto en pequeño grupo y la coevaluación crítica entre grupos.

En definitiva, la adquisición de competencias colaborativas no se produce de forma espontanea. Se requiere de un buen diseño del entorno de aprendizaje basado en tareas en las que los estudiantes perciban las ventajas del trabajo conjunto.

Si os interesa saber más, podéis consultar la tesis en línea o este artículo consultable en línea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada